CALIDAD DE PLANTAS FORESTALES EN LOS PROGRAMAS DE REFORESTACIÓN

CALIDAD DE PLANTAS FORESTALES  EN LOS PROGRAMAS DE REFORESTACIÓN

Dr. José Ángel Prieto Ruíz Facultad de Ciencias Forestales. Universidad Juárez del Estado de Durango. Correo electrónico: jprieto@ujed.mx

Agrandar Imagen

MTI / REDACCION // CHAPINGO PRESS

08/11/2015

CHAPINGO / TEXCOCO.-  (Chapingo Press).- Las actividades de reforestación son importantes en los ecosistemas forestales, debido a que contribuyen a restaurar hábitats deteriorados por causas diversas y a volver productivos los sitios donde se planta. La cobertura vegetal brinda protección al suelo, favorece la intercepción de la lluvia y evita la erosión por escurrimientos superficiales. Además, las plantas capturan bióxido de carbono y producen oxígeno, y en muchos casos se puede aprovechar con fines comerciales la materia prima que producen.

En México, de 2000 a 2011 se reforestaron unas 219 990 hectáreas por año, lo que implicó producir cerca de 264 millones de plantas al año.

Para favorecer el arraigo y crecimiento de las plantas en los sitios de plantación, se requiere que existan condiciones favorables de humedad, temperatura, de suelo, preparación del terreno y que la planta a utilizar tenga la calidad apropiada. Por ello, se debe evitar plantar individuos indeseables, lo que incrementaría la mortalidad y en los casos donde sobrevivan el crecimiento será deficiente.

Las condiciones morfológicas y fisiológicas de la planta determinan su capacidad para sobrevivir y crecer en las condiciones climáticas y edáficas del sitio de plantación, la cual depende, en gran medida, de la calidad genética del germoplasma utilizado y de las técnicas e insumos empleados durante su producción en vivero (sustratos, envases, nutrición, riego, condiciones medioambientales, sanidad y manejo integral de dichos factores).

Para medir la calidad de la planta se consideran criterios morfológicos y fisiológicos; los primeros son los más utilizados debido a la facilidad para ser evaluados.

Entre esos criterios destacan la altura del tallo, el diámetro al cuello y la producción de biomasa, lo que a su vez permite estimar el índice de robustez (altura/diámetro) y la relación biomasa parte aérea/raíz. Para las especies del género Pinus de clima templado frío, en general, se han considerado los siguientes indicadores: altura2: 13 a 25 cm, diámetro al cuello: ≥ 4.0 mm, índice de robustez: <6 y relación biomasa parte aérea/raíz: 1.5 a 2.5. Además, la planta debe ser joven (10 a 12 meses), el sistema radical debe tener puntos de crecimiento en abundancia, y estar sana y vigorosa.

Por lo anterior, la implementación de metodologías adecuadas de cultivo durante la producción de planta en vivero, mediante prácticas apropiadas de riego, nutrición y manejo del ambiente, entre otros, permitirá cosechar individuos sanos y vigorosos, con las características físicas necesarias para garantizar una adecuada supervivencia y crecimiento en los sitios de plantación, lo que garantiza lograr los propósitos de los programas de reforestación que actualmente se realizan en México con diferentes fines.

1. http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/Contenidos/estadisticas/2013/forestal0.pdf

2.  Este criterio no aplica para especies cespitosas, las cuales tienden a crecer más en diámetro que en altura, por lo que al plantarse llegan a tener menos de 10 cm de altura.

Conafor / Dr. José Ángel Prieto Ruíz / Chapingo Press

© 2015 INFOAGRONOMO

CALIDAD DE PLANTAS FORESTALES  EN LOS PROGRAMAS DE REFORESTACIÓN

Vivero forestal el Tequio, Oaxaca / CHAPINGO PRESS

Agrandar ImagenCALIDAD DE PLANTAS FORESTALES  EN LOS PROGRAMAS DE REFORESTACIÓN

Pinus / La Trinidad Oaxaca / CHAPINGO PRESS

Agrandar Imagen

Derivados del petróleo serán sustituidos por cáscara de tomate convertida en plástico biodegradable

La agricultura ecológica no podría alimentar al mundo (y el mundo no podría pagarlo)

La agricultura del futuro será agroecológica

Requisitos y formas de adopción de un niño