Desde Chapingo
Alimentos chatarra: ganancias para pocos, daño para muchos
Abel Pérez Zamorano

<strong>Desde Chapingo</strong><br>Alimentos chatarra: ganancias para pocos, daño para muchos<br>Abel Pérez Zamorano

Agrandar Imagen

Texcoco Mass Media/Abel Pérez Zamorano

06/11/2018

CHAPINGO.- Cada mexicano consume en promedio 149 litros de refrescos al año, lo que nos convierte en el segundo país consumidor, sólo después de los Estados Unidos, con 201 litros. En refrescos de cola, ocupamos el primer lugar. Las consecuencias en términos de salud pública, verdaderamente alarmantes, están a la vista: México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil y el segundo en obesidad en adultos, con toda la secuela de enfermedades que ello conlleva. Y llama la atención, por contraste, que sociedades con niveles más elevados de salud consuman considerablemente menos refrescos: “en Japón (el país de población más longeva) el consumo promedio por persona es de 21 litros, y en China, de seis” (Beberage Digest).

Según la doctora Rebeca Camacho, del Departamento de Nutriología de la UNAM, en entrevista publicada por La Crónica, un refresco contiene cinco cucharadas de azúcar, además de que no nos aporta ni las vitaminas ni la fibra que nos proporcionaría el agua de frutas. En consecuencia, el refresco nos aporta gran cantidad de lo que coloquialmente se llama “kilocalorías vacías”, que es el término popular para referirse a una gran cantidad de energía, proveniente de un alimento sin un aporte de nutrimentos como proteínas, vitaminas o minerales […] En estos casos, el consumo exagerado de refresco (un litro al día) puede contribuir a “engañar” al organismo para no tener hambre. Esto se debe a que uno de los tantos mecanismos que tiene nuestro organismo para sentir hambre se da a través de la cantidad de glucosa que circula en sangre.

En resumen, los refrescos no nutren y sí causan un considerable daño a la salud. Las enfermedades cardiovasculares (primera causa de muerte, según la Secretaría de Salud), hipertensión y diabetes, son las consecuencias de la excesiva ingesta de harinas y azúcares refinados, sodio y grasa, contenidos principales en diferentes tipos de comida chatarra, además de otros males causados por los conservadores artificiales. El ISSSTE calcula que el costo de la atención médica a los padecimientos derivados de la obesidad fue de 140 mil millones de pesos. A eso debe agregarse la reducción de la productividad que afecta a los pacientes, y las implicaciones para las personas de su entorno.

También el medio ambiente resulta fuertemente dañado, en detrimento de la salud pública. La industria refresquera y de bebidas embotelladas arroja cada año 9 mil millones de botellas PET, un tipo de plástico derivado del petróleo (Beberage Digest). Y estas botellas son altamente contaminantes, pues al no ser fácilmente biodegradables, terminan generando montañas de basura o saturando ríos, lagos y barrancas. Tómese en cuenta que sólo el 20 por ciento del PET se recupera, y que, según algunos estudios, hay alrededor de 5 millones de toneladas de este material en los basureros.

Los niños son un sector particularmente vulnerable al daño causado por la comida chatarra o junk food, como la llaman los norteamericanos, y de nada sirven los llamados para que no la consuman, o campañas light que más bien son lavados de manos y lágrimas de cocodrilo de los funcionarios públicos. La SEP prohibió la venta de comida chatarras en las escuelas. Pero, a decir verdad, esa medida sería bastante anodina, pues fuera de la escuela los niños siguen consumiéndolos.

Para el gobierno resulta difícil tomar medidas verdaderamente efectivas, pues tendría que afectar a sus patrocinadores, los grandes corporativos como Coca­Cola, Pepsico, Bimbo y otros, todos ellos económica y políticamente poderosos. Recuérdese que ya nos gobernó un gerente general de Coca­Cola, transnacional que tiene en México su primer mercado fuera de Estados Unidos, y que controla aquí el 70 por ciento de la venta de refrescos, haciendo junto con Pepsi un duopolio perfecto. Ellos y otros fabricantes de alimentos chatarra son los verdaderos beneficiados de la actual situación, aparte de todos los empresarios que abaratan la mano de obra mediante el consumo de alimentos de baja calidad, elevando así sus ganancias.

Se insiste en que el problema es cultural, de hábitos, y en parte, ciertamente, ésa es una de las causas, pero los hábitos alimenticios son inducidos; no surgen de la nada. Se les fomenta y arraiga con la publicidad a través de los medios. Mas no nos engañemos, la causa madre es la pobreza, que impide a nuestro pueblo acceder a una dieta sana, verdaderamente nutritiva, empujándolo literalmente a “llenarse” el estómago, a engañarlo, como dice la nutrióloga de la UNAM citada al inicio.

Por eso, de nada sirven tampoco consejos como llevar una dieta balanceada y practicar regularmente un deporte, dados a un pueblo sin los recursos ni el tiempo para ponerlos en práctica. En congruencia con lo dicho, la solución es, primero, una verdadera labor educativa preventiva sobre todo entre los niños, mediante los medios y las escuelas; segundo, aplicar medidas de control efectivas encaminadas a reducir la publicidad y venta de estos seudoalimentos. En tercer lugar, la acción fundamental: crear condiciones económicas para que la población pueda adquirir alimentos nutritivos. Finalmente, debe lanzarse también una política de construcción de buenos espacios deportivos en todo el país.

© 2018 MALDONADETTI

Desde Chapingo
Alimentos chatarra: ganancias para pocos, daño para muchos
Abel Pérez Zamorano

Desde Chapingo
Pobreza infantil, sombrío futuro para los pueblos
Abel Pérez Zamorano

La agricultura vertical ya se cultiva con luz natural

Desde Chapingo
La migración y las necesidades del capital
Abel Pérez Zamorano