Microfinanzas, alternativa de crecimiento para el campo, detalla experto en Texcoco

Microfinanzas, alternativa de crecimiento para el campo, detalla experto en Texcoco

Claudio González Vega, experto en microfinanzas

Agrandar Imagen

Juan Carlos Velázquez

05/12/08

Texcoco, México. (Texcoco Mass Media).-El sector rural en México carece de los servicios y productos financieros que le permitan un desarrollo adecuado de sus actividades productivas y económicas. La penetración y cobertura de las microfinanzas es muy limitada, ofreciendo servicios y productos caros o poco variados, que no son adecuados a las características productivas, socioculturales y económicas de la población rural.
 
Esta situación ha creado un mercado rural financiero poco desarrollado, que sin embargo puede mejorarse al contar con profesionistas capacitados y con la formación profesional que ayude a mejorar el funcionamiento y desempeño de sus microfinancieras y del sector financiero.
 
Es por ello la necesidad de desarrollar capacidades, técnicas y herramientas, para que se puedan crear, manejar, evaluar las instituciones, empresas, consultorías, proyectos de inversión, programas, productos y servicios que necesita el mercado financiero rural mexicano para satisfacer las necesidades de ahorro, financiamiento y demás servicios que el desarrollo de estas zonas requiere.
 
Sin embargo con la actual crisis financiera mundial el problema en el sector rural se va agudizar, en este sentido es vital el uso de mecanismos que otorguen al productor un método para sobrevivir, ahí la importancia de las microfinanzas traducido a microcréditos y capacitación.
 
En este contexto, en entrevista para este medio, Claudio González Vega, quizá el mayor experto en este tema y un importante catedrático de la Universidad Estatal de Ohio de los Estados Unidos menciona que las microfinanzas han sido muy exitosas en las áreas rurales por la cercanía, los costos de llegar al cliente son menores, sin embargo en estas áreas hay complicaciones adicionales que tienen que ser superadas con innovación, y con modelos  para ajustar los esquemas de pago.
 
Afirma que en las áreas rurales hay dos tipos de agentes: los primeros de tipo productor que pueden aprovecharse precisamente del aumento de los precios están para expandir su producción pero que no pueden tener los recursos suficientes para hacerlo como sería deseable. “Hay otros que serían consumidores netos de alimentos y esos necesitan oportunidades para poder pagar el costo más elevado de la canasta alimentaria”, indica
 
En el contexto de crisis mundial, las microfinanzas van en dos direcciones, por un lado si el precio de los alimentos ha aumentado en un 30 por ciento, y si los alimentos representan 60 por ciento de la familia, ello significa que han perdido 20 por ciento de poder adquisitivo reduciendo su capacidad de pago y va a significar que deben tomar prestamos menores y las financiadoras más cuidado en cómo se le presta.
 
El experto menciona que el peligro de no poder cubrir sus necesidades alimentarias crea un riesgo, el cual hace indispensable el acceso a un servicio financiero para poder enfrentar esta posibilidad. La microfinaciera por su parte, debe crear la capacitación para ir mejorando la formación de ahorros, la situación de remesas o facilitando el acceso al crédito cuando se crea una situación difícil.
 
Pero para que se le pueda prestar en ese tiempo de crisis, el productor o campesino tendrá que haber desarrollado su condición de sujeto de crédito, es decir, ser creíble. “No puede llegar en el momento de la emergencia: ahora présteme porque ya no puedo comer tiene que haber establecido de antemano su puntualidad, su capacidad de pago, para decir he sido un buen cliente, ayúdeme en este momento, señala González Vega y enfatiza que tanto finaciadoras se deben flexibilizar y estar acorde con las necesidades del área rural como los habitantes de este lugar se deben hacer responsables cumpliendo con sus pagos, de modo, se pueda hacer una mancuerna que beneficie a ambas partes. 
 
Finalmente, el catedrático de la Universidad Estatal de Ohio dice que en el Colegio de Postgraduados existe un entendimiento muy detallado de las características de la población rural, de las actividades que emprenden, de los elementos que constituyen su bienestar y para poder desarrollar nuevas innovaciones financieras que transmitan los principios básicos de las microfinanzas de lo urbano a lo rural hay que tener un conocimiento profundo y nadie como el Colegio.
 
Esto por el programa que tiene esta institución en microfinanzas en colaboración con la Universidad Estatal de Ohio y la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos, USAID, todo ello para contribuir al desarrollo del campo mexicano.

Microfinanzas, alternativa de crecimiento para el campo, detalla experto en Texcoco

El sector rural en México carece de servicios y productos financieros

Agrandar Imagen