En Texcoco, los transgénicos no representan una aportación a la agricultura maicera en México, menciona doctor del Colpos.

En Texcoco, los transgénicos no representan una aportación a la agricultura maicera en México, menciona doctor del Colpos.

Fernando Castillo González, profesor-investigador del Colegio de Postgraduados

Agrandar Imagen

Juan Carlos Velázquez

20/03/09

Texcoco, Estado de México. (Texcoco Mass Media).- La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) emitió a principios de marzo el decreto por el que reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del Reglamento de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, con esto, se da paso a la liberación formal del maíz transgénico en México
 
Hay muchos investigadores que mantienen sus reservas sobre este tema, uno de ellos es el doctor Fernando Castillo González, profesor-investigador del Colegio de Postgraduados, el cual en entrevista para este medio indicó que en los transgénicos se tendría que hablar en dos campos.
 
La primera, mencionó, es la parte científica, tecnológica y la otra es la aplicación en la agricultura; “por la parte técnico científica es un logro grande de la humanidad controlar procesos, pues eso es un camino que se tiene como académicos, conocer un poco más a la naturaleza y tener elementos para dirigir los procesos favorables para los alimentos y otros satisfactores”
 
La otra parte, enfatizó es en la aplicación de la agricultura, ya que específicamente para México no se está de acuerdo, pues varios académicos del colegio han elaborado documentos manifestando la preocupación, y la posición para que se mantuviera la moratoria respecto a los maíces transgénicos,
 
“Las razones que expusimos es que los transgénicos no representan una aportación a la agricultura maicera en México, porque hay dos genes, uno está en una resistencia a una plaga que no es problema en México, y sino tenemos la enfermedad, no tenemos que comprar la medicina”, destacó el doctor, el otro indicó es de una resistencia a herbicidas, pues dijo que si se usa en paquete es una invitación a mayor uso de agroquímicos, pero se debe hacer un uso moderado de estos por lo contaminante del material.
 
El doctor Castillo resaltó que los daños de los transgénicos aún  están en duda, por un lado se dice que es la tecnología que más ha estado a prueba en los EU, sin embargo, declaró, “si nos ponemos a ver la situación en macro, hace 60 años la agricultura era practicante orgánica. En los últimos 50 años hay una industrialización y uso masivo de agroquímicos y otras tecnologías, que han sido favorables en algunos aspectos, se han mejorado los rendimientos en alimentos pero también han generado problemas, todo tiene un costo-beneficio”.
 
En los costos, resaltó, los niveles de contaminación son preocupantes, aunque dijo que la tecnología de los transgénicos no se puede juzgar en este momento como no se podía juzgar el uso de fertilizantes químicos hace 50 años, sin embargo manifestó que se están viendo costos bastante altos.
 
“Debemos ser cautelosos con cualquier tecnología, con los transgénicos si hay posibilidades de efectos de contaminación a poblaciones de maíz criollo, ya que puede haber una acumulación de elementos genéticos y no podemos saber cual es su efecto”, subrayó el doctor, pues el modo de agricultura en estados Unidos y México es un sistema diferente, en el manejo poblacional del país, “ahí puede haber riesgos, en la salud humana y en aspectos ecológicos”.
 
Castillo González manifestó que hay también información científica de riesgos ecológicos de consideración asociados con los transgénicos, la otra parte, indicó, es la económica, los costos beneficios, pues resaltó que los transgénicos no van aumentar los rendimientos del maíz pues los genes no afecta rendimiento y no se tiene la enfermedad que cura, sin embargo el costo es un precio en la semilla que andaría en un 20 ó 30 por ciento sobre precio de la semilla híbrida estándar, “Los productores no van a tener beneficios, el costo para el país va a ser beneficio para las empresas semilleros que está en el orden de varios cientos millones de pesos”, resaltó.
 
En cuando a la Ley de Bioseguridad, el doctor manifestó que está desbalanceada, pues dice que está más hecha a meterle candados que ver lo de la biodiversidad, lo cual ha causado polémica.
 
Finalmente Castillo González aseguró que la legislación en México se ha orientado más hacia lo defensivo, lo regulatorio, por lo cual dijo, se necesita retomar hacia lo proposítivo, hacia como se pueden acrecentar los potenciales del país, y ya sobre eso buscar las regulaciones, y no al revés, puntualizó

En Texcoco, los transgénicos no representan una aportación a la agricultura maicera en México, menciona doctor del Colpos.

Dos temas: la parte científica, tecnológica y la otra es la aplicación en la agricultura

Agrandar Imagen

Analizan biología de la doncella de pluma, un pez de interés comercial

Reino Unido:
Becario Conacyt gana premio a la mejor tesis doctoral del año