Libera Sagarpa el cultivo de maíz transgénico

Libera Sagarpa el cultivo de maíz transgénico

Con esto, se da paso a la liberación formal del maíz transgénico en México.

Agrandar Imagen

Texcoco Mass Media/Crónica/Blanca Estela Botello

07/03/09

Texcoco, México. (Texcoco Mass Media).- La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) emitió ayer el decreto por el que reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del Reglamento de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados.
 
Con esto, se da paso a la liberación formal del maíz transgénico en México.
 
De acuerdo con el decreto, que entra en vigor a partir de hoy, no se permitirá la experimentación ni la liberación al ambiente de maíz genéticamente modificado, que contenga características que impidan o limiten su uso o consumo humano o animal, o bien su uso en procesamiento de alimentos para consumo humano.
 
La Sagarpa, previo al otorgamiento del permiso de liberación experimental, deberá verificar que para el organismo que se pretenda liberar no exista una variedad convencional alternativa.
 
En caso afirmativo, señala el texto, la secretaría llevará a cabo el análisis comparativo entre las diferentes opciones tecnológicas. El resultado de este análisis deberá ser elemento adicional al estudio de evaluación del riesgo para resolver la solicitud de permiso.
 
Además, indica el decreto reformatorio, la Sagarpa y la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) deberán promover la conservación in situ de razas y variedades de maíces criollos y sus parientes silvestres, a través de los programas de subsidio u otros mecanismos de fomento para la conservación de la biodiversidad, sin que ello implique autorización alguna para el cambio del uso de suelo de forestal a agrícola.
 
Cabe destacar que en México se han detectado por lo menos 60 razas de maíz en diversas zonas de la república.
 
Añade que ambas dependencias deberán fomentar el uso de semillas de maíces criollos en proyectos estratégicos que destinen su producción a mercados específicos y a la atención de oportunidades comerciales.
 
Resalta que las autoridades competentes en materia de bioseguridad promoverán el desarrollo de laboratorios para la detección, identificación y cuantificación de maíz genéticamente modificado.
 
“En los casos en que las autoridades determinen la presencia no permitida de material genéticamente modificado en razas, variedades y parientes silvestres de maíz, deberán establecer medidas para eliminar, controlar o mitigar dicha presencia. Para el caso de las razas y variedades, la atribución corresponderá a la Sagarpa, y para el caso de los parientes silvestres, a la Semarnat.
 
“Las actividades relacionadas con la protección especial del maíz contarán con un apartado específico en el Sistema Nacional de Información sobre Bioseguridad”, indica el decreto.
 
Entre las reformas, se señala que las solicitudes de permisos presentadas con antelación a la entrada en vigor del presente reglamento y aquéllas que se presenten en tanto no se emitan los acuerdos a que se refiere el artículo 86 de la ley, deberán ser resueltas por la secretaría competente, previa consulta con las instituciones señaladas en el citado artículo.
 
Dicho artículo de la legislación refiere que las especies de las que México sea centro de origen y de diversidad genética, así como las áreas geográficas en las que se localicen, serán determinadas conjuntamente mediante acuerdos por la Semarnat y la Sagarpa, con base en la información con la que cuenten en sus archivos o en sus bases de datos, incluyendo la que proporcionen, entre otros, el INEGI, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), el Instituto Nacional de Ecología (INE), la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad y la Comisión Nacional Forestal, así como los acuerdos y tratados internacionales relativos a estas materias.
 
La Semarnat y la Sagarpa establecerán en los acuerdos que expidan las medidas necesarias para la protección de dichas especies y áreas geográficas.
 
Con las reformas a la Ley de Bioseguridad en materia de organismos genéticamente modificados inicia la aprobación, en una primera etapa, de pruebas experimentales de maíz transgénico para, en algunos años, pasar a la etapa comercial.
 
Al respecto, José Manuel Madero, director comercial de Monsanto Latinoamérica Sur, expresó su beneplácito por el avance en la generación de cultivos genéticamente modificados en México, en donde desde hace tiempo se siembra soya y algodón transgénico.
 
Refirió que permitir la siembra de maíz genéticamente modificado generará no sólo más inversión para el país, sino también empleos.
 
Consideró que los primeros cultivos podrían darse en estados del norte, como Sinaloa -principal productor de maíz en México-, Sonora y Tamaulipas.
 
Enfatizó que “no hay nada que diga que es malo (el maíz transgénico), al contrario, todo indica que el valor que crea la tecnología es enorme, lo que pasa es que vienes a romper muchos paradigmas”.
 

Chapingo: Dr. Abel Pérez Zamorano agradece a quienes confiaron en él durante el proceso electoral en la UACh

Crisis en producción de alimentos por ausencia de polinización

Torreón: realizan Tradicional Jardín de Horticultura

Registra sector agropecuario y agroindustrial superávit comercial de 4,222 mdd